miércoles, 7 de junio de 2017

MARISMA Y OCASO

Onda de expansión en los vientos que desde lejos traes.
Y qué brisas y mares revueltos de calma y tiempo.
Ante el ocaso, me siembro y crezco entre la arcilla
Que, roja e irritada, se seca como yeso al sol.
Tus pupilas se vuelven esmeralda
Tu iris se viste de luto.
Y en el mágico intercambio,
pulverizo las marismas con mis manos.

Podría oler la tierra en tu cuello
Podría volar desde el balcón de tu ojo derecho,
Mientras tu ojo izquierdo me sirve de ventana
Y en la piel me van brotando las escamas
Que resisten el oleaje
El dulce oleaje
El vaivén
De despropósitos intencionados
De encuentros programados
Disfrazados de una falsa sorpresa
Que deja el paso sinónimo
A una certeza

Intuida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario