domingo, 10 de abril de 2016

El rugido

El mayor de los placeres,
el encontrarse con uno mismo.
El conocerse
y reconocerse.
El hecho indefectible
de vivir lo que se siente.
Y ser conscientes
de que algo ruge
cuando te mientes.

Todavía hoy
hay noches
en las que escucho
el rugido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario