martes, 23 de febrero de 2016

Vive

Víveme.
Como sangre marchita entre rejas
como relojes sin tinta
como bolígrafos de arena.

Víveme.
Como agua que se oxida,
como hierro que filtra
sin pudor la vergüenza.

Víveme.
Como días inertes,
como la más viva muerte,
como el odio que besa.

Víveme.
Para entender
la incomprensibilidad
de mis letras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario